scroll-top
el fuego desde 1828

En el principio de la historia fue el fuego.
En el principio de nuestra también.

 
 
 
LA HISTORIA
Era 1828, y en el taller deManincor se empezaban a construir cocinas de leña y máquinas de cocción. Hoy como entonces, el fuego es calor y pasión. El calor con que se cocina, el calor con que se calienta el hogar, y también el calor y la pasión con que, desde hace casi 200 años, diseñamos todo detalle de nuestras cocinas. 
 
 
 
LAS PRIMERAS COCINAS
Las primeras eran piezas únicas, objetos extraordinarios pensados para los particulares, los hoteles y los restaurantes. Aquella cura en los detalles, aquel gusto en el trabajo bien hecho no han cambiado. Se le ha añadido solo el tiempo, y con él la experiencia y la selección de unas tecnologías y de unos materiales siempre mejores que garantizan rendimientos elevados y bajas emisiones.
 
 
 
 
Nuestros valores desde hace 180 años



 
 
Lo sabemos: para que se quede encendido, el fuego hace falta alimentarlo. 
Así es en nuestra familia también: desde hace cinco generaciones, la pasión es el combustible que alimenta nuestro trabajo. 

Construimos cocinas de leña, máquinas de cocción, estufas buscando una perfección hecha de amor para las cosas bonitas.
 
Una laboración artesanal, que nos permite crear cocinas y estufas que son verdaderas piezas de decoración.

Hoy los grandes chefs nos escogen, porque allí donde hay belleza no puede faltar la funcionalidad.
 
 
 
 
 
Nuestros productos son integralmente fabricados en Italia, y no en un sitio cualquiera: Trentino es la tierra de DeManincor. Desde esta tierra aprendimos el rigor y la precisión, y también el amor para el medio ambiente que nos rodea. Por esta razón, nuestras cocinas están hechas utilizando materiales no contaminantes y reciclables 100%. 
demanincor.com